Las paredes divisorias equipadas como marca de modernidad.

Todas las ventajas de una división estructural combinada con la practicidad de un contenedor con compartimentos.

Las innovaciones y el desarrollo del siglo XXI pueden resumirse en un solo concepto: la reversibilidad, es decir, el hecho de que un objeto pueda tener una función concreta y que al mismo tiempo pueda transformarse potencialmente en su completo opuesto. Es posible, también, provocar un doble uso en muchos dispositivos, como sucede por ejemplo con el phablet. La doble funcionalidad, al igual que la reversibilidad, muestra cómo nuestra sociedad se centra cada vez más en preservar el espacio, en un concepto de futuro, el menos es más del arquitecto Ludwig Mies van der Rohe, dominará en todos los campos de la vida cotidiana. Las ciudades contemporáneas ya muestran cómo el espacio no es infinito y, a partir de esta concepción, se proyectan y diseñan soluciones de vanguardia para satisfacer las necesidades y demandas de nuestra generación, teniendo en cuenta, al mismo tiempo, el lado minimalista que tanto nos atrae visual y mentalmente.

Las paredes divisorias equipadas como un doble sinónimo de modernidad.

Partiendo de todo aquello que utilizamos para delimitar el espacio que nos rodea, ¿qué mejor solución que equipar las paredes con una doble función? Las paredes divisorias equipadas pueden ser una excelente alternativa para combinar la practicidad y la protección del espacio. Pensemos en la comodidad de tener integrada en nuestra estructura divisoria una librería o unos estantes para mantener en orden todos los documentos y archivos. Un ahorro de espacio y un ahorro de tiempo, todo integrado dentro de un único elemento.
Además, la unión de las dos estructuras, que generalmente se diseñan por separado, permite tener una mejor movilidad dentro del espacio, dónde se cuenta con las divisorias equipadas. Esto también permite que cualquier persona que interactúe en este espacio no perciba como tal la clausura espacial de las paredes y los complementos de equipamiento.

¿Cuáles son las ventajas de las paredes divisorias equipadas?

En relación con las características ya descritas, encontramos otras ventajas que harán que sea fácil enamorarse de las paredes divisorias equipadas. Para empezar, debemos enfatizar el gran beneficio que proviene de la instalación de una pared que contiene vidrio como material principal. El uso del vidrio en las divisorias equipadas permite disfrutar de las ventajas de un espacio abierto, pero evitando al mismo tiempo, el problema que se deriva de una apertura completa de los espacios. Será posible evitar:
- ruidos que puedan distraer
- ausencia de privacidad
- excesiva dispersión del calor



Los espacios grandes son, en efecto, una fuente constante de distracción que, en el caso de las oficinas, en su mayor parte derivan del ruido producido por otras personas o por dispositivos electrónicos. Aunque las oficinas modernas tienden a preferir soluciones como los espacios abiertos, muy a menudo estas distracciones constantes causan una disminución de la productividad y un aumento del estrés. Del mismo modo, la ausencia de privacidad puede llevar a las mismas consecuencias. Por lo tanto, el uso de paredes divisorias equipadas puede ser una solución ideal para combatir estas distracciones, con la ventaja añadida de integrar el resto de complementos de equipamiento necesarios en una oficina. Asimismo, los entornos no dispersivos permiten reducir el consumo derivado del calentamiento. No queda otra que probar esta doble estructura para valorar personalmente las ventajas que se pueden obtener.


25/06/2017
25/10/2017
25/08/2013
25/08/2016
25/07/2016
25/12/2017
I contenuti di questo sito non hanno carattere di periodicità e non rappresentano 'prodotto editoriale'.